Conversando sobre Inteligencia Artificial con los Alumnos de Primaria del Colegio SEK El Castillo

Las pasadas semanas tuve la gran oportunidad de compartir conocimientos y experiencias sobre un tema que me apasiona profundamente: la Inteligencia Artificial (IA). Los días 30 de enero y 6 de febrero de 2024, presencialmente y luego online, respectivamente, me reuní con un grupo de avezados y entusiastas alumnos de Primaria del colegio SEK El Castillo. La experiencia fue, sin duda, una de las más enriquecedoras y reveladoras que he tenido en mucho tiempo.

El interés de los niños por temas tan avanzados y diversos como la basura espacial, los drones, la encriptación y los hackers, fue impresionante. Ver estos temas a través de los ojos de un niño te hace reconsiderar y reflexionar profundamente sobre las respuestas que das. Su curiosidad innata y la forma en que ven el mundo añaden una perspectiva única y valiosa a cualquier discusión, especialmente a una tan compleja y multifacética como la IA.

La conversación comenzó con preguntas sobre la basura espacial, un tema que, aunque no está directamente relacionado con la IA, muestra la preocupación de los niños por el medio ambiente y el futuro del planeta. Fue fascinante ver cómo hacían conexiones entre la tecnología, su uso responsable y las implicaciones a largo plazo de nuestras acciones actuales.

Después hablamos de drones. Los alumnos estaban especialmente interesados en cómo estos dispositivos pueden ser pilotados automáticamente por IA para realizar diversas tareas. Este punto sirvió para discutir sobre coches autónomos y la toma de decisiones sin intervención humana y las posibles aplicaciones positivas y negativas de esta tecnología.

La encriptación y los hackers sirven para que los niños se adentren en el mundo de la ciberseguridad. A través de sus preguntas, exploramos la importancia de proteger nuestra información digital y cómo la IA puede jugar un rol tanto en la defensa como en el ataque de sistemas informáticos. Esta conversación fue una excelente oportunidad para hablar sobre la ética en la tecnología y la responsabilidad que conlleva su uso.

Frente a preguntas específicas, como quién y cuándo inventó la IA, recurrimos a herramientas de inteligencia artificial, como Bard y ChatGPT, para obtener respuestas precisas. Esta interacción no solo proporcionó a los niños la información que buscaban sino que también les mostró la IA en acción, destacando su utilidad como herramienta de aprendizaje y exploración.

Una de las lecciones más importantes de estas sesiones fue la necesidad de fomentar la curiosidad y el pensamiento crítico en los niños. Al enfrentarse a conceptos tan avanzados, demostraron una capacidad asombrosa para comprender y hacer preguntas profundas, mostrando que, con el seguimiento adecuado, pueden entender y formar opiniones sobre tecnologías que definirán su futuro.

Además, estas conversaciones me hicieron reflexionar sobre la importancia de la educación en IA desde una edad temprana. Preparar a las futuras generaciones para un mundo cada vez más tecnológico es crucial, y esto comienza por despertar su interés y comprensión sobre estos temas. La educación en IA no solo debe centrarse en cómo funciona la tecnología, sino también en sus implicaciones éticas, sociales y ambientales.

En definitiva, mi experiencia conversando con los alumnos de Primaria del colegio SEK El Castillo sobre IA fue profundamente gratificante. Me recordó la importancia de ver el mundo con curiosidad y asombro, y la responsabilidad que tenemos como educadores o padres que conocemos la tecnología para guiar a las nuevas generaciones hacia un futuro donde lo digital se utilice para el bien común. La IA tiene el potencial de transformar nuestro mundo de una manera que apenas estamos comenzando a comprender, y es nuestro deber asegurarnos de que esta transformación sea positiva e inclusiva.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*